Jaime Urrutia descarga mañana su afilado rock en el Cervantes
Valora este artículo

Jaime Urrutia y su banda descargan mañana su afilado rock en el Teatro Cervantes

Esteban Hirschfeld, Juan Carlos Sotos, Ambite y Javier Sevilla, Los Corsarios al completo, acompañan al exlíder y voz de Gabinete Caligari

Jaime Urrutia y su banda, es decir, historia viva del rock más afilado y autóctono facturado en la piel de toro, descargan mañana viernes su material sonoro en el Teatro Cervantes. El carismático vocalista, guitarra y compositor, exlíder de Gabinete Caligari, resumirá su trayectoria en solitario y en la banda madrileña rodeado de Los Corsarios al completo.

Jaime Urrutia descarga mañana su afilado rock en el CervantesCon ellos, Esteban Hirschfeld, Juan Carlos Sotos, Ambite y Javier Sevilla, y en casi dos horas de concierto, Urrutia interpretará desde los temas más conocidos de su época con Gabinete, desde ‘Camino Soria’ hasta ‘La culpa fue del chachachá’ pasando por ‘Cuatro rosas’, y los éxitos de su carrera en solitario, como ‘Qué barbaridad!’ o ‘Castillos en el aire’. En vivo y en directo, una de las voces y actitudes más singulares del rock nacional, un intérprete y compositor de marcada personalidad que acude a Málaga junto a otros músicos clave de los añorados ochenta (20.00 horas del viernes 24, 20 euros precio único).

En los teclados, melódica y percusión estará Esteban Hirschfeld, fundador de los uruguayos Mockers, teclista de la primera banda de Sergio Makaroff, cabeza visible junto a Manolo García de Los Rápidos, complemento de Nacha Pop en los ochenta y fiel escudero de Urrutia desde que Gabinete Caligari grabaran su tercer disco, Al calor del amor en un bar.

De las guitarras se encarga Juan Carlos Sotos, pura historia del rock levantino desde La Rocka, con quienes grabó dos álbumes y llegó a telonear a Simple Minds. En las cuatro cuerdas, otra cara conocida de la música más rotunda de los ochenta capitalinos, Juan Luis Ambite, bajista de Los Pistones y también célebre por llevar a Julieta Serrano a lomos de su Harley en Mujeres al borde de un ataque de nervios. Javier Sevilla a las baquetas completa la formación de Los Corsarios.

Jaime Urrutia descarga mañana su afilado rock en el CervantesHablar de Jaime Urrutia es hacerlo de la historia de la música de nuestro país. El madrileño es un músico de especial sensibilidad que sabe captar la idiosincrasia de la vida y que ha dejado huella en el rock en castellano desde su paso por los seminales Ejecutivos Agresivos hasta su consagración en Gabinete Caligari. En los primeros coincidió con Poch, líder de los inclasificables Derribos Arias; Carlos Entrena, que formó los siniestros Décima Víctima, y Paco Trinidad, artífice de la disquera Grabaciones Accidentales.

En 1981 forma con el bajista Ferni Presas y el baterista Edi Clavo uno de los tríos más influyentes de la década, unos Gabinete Caligari que comenzaron por las sendas del after-punk estilo The Cure, Bauhaus y Joy Division con temas como ‘Olor a carne quemada’, ‘Cómo perdimos Berlín’, ‘Golpes’ o ‘Grado 33’ y que pronto encontró un lenguaje propio con el viraje cañí de ‘Que Dios reparta suerte’ o ‘Sangre española’, en el que añadían ritmos de pasodoble a su genética rockera.

El primer álbum de Gabinete Caligari, Que Dios reparta suerte (1983), alternaba las influencias siniestras con el componente castizo. En el minielepé Cuatro rosas (1985), uno de los discos más redondos de la década, recogían influencias del nuevo rock americano y refinaban un espíritu bohemio ligado tanto al tango como a la tradición ibérica.

El trío ya contó con el apoyo de Esteban Hirschfeld en Al calor del amor en un bar, editado en el 86, el célebre Camino Soria (87), que además de la canción que lo titulaba contenía ‘Suite nupcial’ o ‘La sangre de tu tristeza’, y Privado (89), del que triunfó ‘La culpa fue del chachachá’. Después de álbumes menos celebrados como Cien mil vueltas (91), Gabinetíssimo (95), y ¡Subid la música! (98), el grupo de Urrutia, Ferni y Edi se disolvió.

Jaime inició su carrera en solitario con Patente de corso (2002), un disco de debut recibido con grandes alabanzas, mejores críticas y que deja para su catálogo canciones que ya no podrá dejar de interpretar en directo, como ‘¡Qué barbaridad!’, ‘¿Dónde estás?’ o ‘Castillos en el aire’. Le seguiría El muchacho eléctrico (2005), álbum que contiene temas hechos a fuego lento combinando sabiamente poesía y melodía.

Y tras él, Jaime Urrutia en Joy (2007), un disco grabado en directo que dice bien a las claras el talento que atesora y el respeto que le tienen el resto de colegas de profesión. En su última obra hasta la fecha, Lo que no está escrito (2010), queda patente una vez más la personalidad de este orfebre de historias convertidas en canciones que cuida al máximo hasta el más mínimo detalle.

www.jaimeurrutia.com/

www.teatrocervantes.com

www.facebook.com/teatrocervantes

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuarios (0 votos)
Interés del artículo0
Calidad0
Comentarios Valora este artículo
Order by:

Be the first to leave a review.

Verified
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here