Header

Verdiales

Los fandangos verdiales entraron a formar parte del repertorio flamenco cuando los cantaores comenzaron a insertarlos en sus tandas de malagueñas y otros derivados del fandango. Por ejemplo estos que grabó el Cojo de Málaga como remate de la minera

Los verdiales, como hoy los conocemos, se tocan, bailan y cantan desde por lo menos la segunda mitad del siglo XIX, formando el grueso del repertorio de comparsas de amigos para celebrar los Santos Innocentes en localidades de los montes malagueños.

Se ha apuntado siempre su origen ancestral sin embargo su ritmo paterno no es otro que el del antiguo bolero español, que allí llaman abandolao, y que se cultivó durante toda la primera mitad del siglo XIX, aunque con un aire muy veloz en esta modalidad.

El armazón armónico en el acompañamiento de guitarra es el fandango andaluz tocado por arriba y cantado en do mayor, como malagueñas y rondeñas, estilos documentados desde finales del XVIII y por lo tanto, en principio, más antiguos que la propia fiesta de los verdiales. La creencia de que lo popular es por definición antiguo es uno de los errores musicográficos más extendidos entre los estudiosos y aficionados al flamenco.

Los verdiales surgen como acompañamiento del baile por parte de las llamadas Pandas de verdiales que consta de guitarras, violín (solo usa las tres primeras cuerdas y florea la melodía del cantable), laúd, pandero, crótalos (chinchines, que se tocan cada uno en una mano y con claras diferencias en la ejecución entre las distintas localidades), almirez, canutos de caña (abiertos en canal que se tocan colocándolos entre los dedos) y botellas de anís. El cantador suele ser uno de los músicos dirigidos por el llamado alcalde.

El baile es de pareja, sin desplantes y con saltos, aunque también se realiza en tresillos, es decir, en grupos de a tres, dos mujeres y un hombre, al igual que en el baile del zángano (denominación referida al hombre).

El traje de los verdialeros consta de adornos de cintas de colores, sombreros de palma para los músicos, espejillos y flores. Su presunto origen morisco ha sido muy comentado, incluso su relación con las saturnales romanas. La música al menos es moderna, se corresponde con un tipo local de fandango como otros muchos que existen en toda la geografía española.

Si hacemos una geografía del partido de los verdades podemos encontrar  la Venta Larga, Santa Catalina, Cupiana, Roalabota, Jotrón, Lomilla, Almendrales, Jarazmín y Tres Chaperas. Otros lugares donde se interpretan los verdiales, con algunas variantes en el ostinato del fandango, son: Almogía, Lagares de Alora, Llanos de Pizarra, Las Cruces, Pechos de Cártama, Campanillas, Casabermeja, Jaboneros, Olías, Santo Pítar, Gibralgalia y Coín. Tambien se interpretan en Vélez-Málaga y en la zona entre Comares y Cómpeta, Canillas de Aceituno y el Barranco Huit, en estos dos últimos, se tocan más lentos. Tambien se escuchan verdiales en Marbella, entre Lucena y Baena, hasta Utrera, Córdoba y Granada. Como variante de los verdiales está el fandango de los Lagares y la malagueña verdial.

El modo más fácil de identificar el verdial está en su compás caracterítico, aire de bolero español o abandolao, que las guitarras interpretan con particular velocidad y énfasis, rasgueando casi sin cesar antes, durante y tras el cante.

LOS VERDIALES EN EL FLAMENCO

Otra cosa son los verdiales dentro del repertorio flamenco, gracias a cantaores que supieron auparlos al género de moda en aquellos años setenta del XIX. Cantaores como Juan Breva, nacido en Vélez-Málaga, toman el cantable  del verdial, ralentizan el tiempo, y entonces comienza el proceso de aflamencar el estilo, que a la sazón será antesala de la malagueña flamenca propiamente dicha. En este proceso de desaceleración surge el llamado canteabandolao –en referencia a la bandola, como sinónimo de guitarra: cante solo a guitarra que no es otra cosa que el bolero español.

Patrón de bolero conocido entre los flamencos como abandolao o bien 'gorrión gorrión panzón'.

EL COMPÁS

El verdial es un ejemplo básico del compás ternario en el flamenco, el llamado abandolao correspondiente al bolero español, aunque su rítmica es mucho más viva y juega de contínuo al contratiempo.

LA TONALIDAD

El cantable se acompaña según la tradicional secuencia de acordes del fandango, pero existe una alteración en la cadencia, ya que se realiza desde la tónica Do mayor al Mi flamenco directamente, sin pasar por el Fa, como se hace en todas las modalidades de fandango. Además una vez concluido el cantable, la parte modal se realiza alternando, como en elantiguo fandango, el La menor con el Mi mayor, sin pasar por los dos otros grados de la escala andaluza, el Sol y el Fa.

Como en todos los fandangos la introducción, los interludios y falsetas entre cantables, así como el ayeo previo a la letra que hace el cantaor, se rigen por la escala andaluza; las coplas van en modo mayor y en su remate la guitarra modula de nuevo a la escala andaluza.

LAS LETRAS

Su estrofa correspondiente es, por descontado, la de un fandango. Generalmente el motivo de las coplas de verdiales es amoroso, alegre y hasta jocoso, pues son estilos propios de momentos de celebración.

http://www.flamencopolis.com/archives/336

(Visited 327 times, 1 visitas hoy)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies