La Zaranda celebra en Málaga su 40 aniversario con Ahora todo es noche

La Zaranda celebra en Málaga su 40 aniversario con Ahora todo es noche

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La Zaranda celebra también en Málaga su 40 aniversario con la esperpéntica y trágica Ahora todo es noche

El Teatro Cervantes acoge mañana una única función de la obra de Eusebio Calonge

La Zaranda celebra también en Málaga la celebración de su 40 aniversario con la esperpéntica, trágica y perturbadora obra Ahora todo es noche. La compañía jerezana, ahora apellidada Teatro Inestable de Ninguna Parte después de haberse trasladado a Madrid y perder su apelativo de ‘Teatro Inestable de Andalucía la Baja’, debuta mañana en el Teatro Cervantes con una obra que mostrará su desgarrado y desamparado universo, sus heridas y cicatrices, sus personajes desahuciados. Ahora todo es noche, el que quizás sea su epitafio (no en vano se subtitula Liquidación de existencias), mostrará a la compañía que obtuvo en 2010 el Premio Nacional de Teatro en su máxima desnudez (20.00 horas del sábado 27 de mayo, 20 euros precio único).

La Zaranda celebra en Málaga su 40 aniversario con Ahora todo es noche

Gaspar Campuzano, Enrique Bustos y Francisco Sánchez, dirigidos por Paco de La Zaranda, dan vida a la obra de Eusebio Calonge, con la que La Zaranda conserva intacto su compromiso con el teatro y la sociedad y que lleva meses girando por todo el país. Poniendo en escena a tres náufragos, tres mendigos que buscan un lugar seguro en la noche, Calonge dibuja un retrato de una civilización que se extingue. “El hombre no ve nuevas esperanzas y se hunde en utopías muy antiguas”, dice el autor respecto al germen inspirador de un trabajo que lanza andanadas contra los desmanes del poder político y económico, contra una cultura ‘gaseosa’ que no es más que ocio comercializado.

La dureza de Ahora todo es noche también tiene un trasfondo autobiográfico. Los desarraigados que la protagonizan “son seres que han quedado al margen, que no tienen ninguna salida. Ahora todo es noche también habla de la compañía, por supuesto que sí. Es una metáfora de nosotros mismos. Estamos diciendo lo que nos pasa y lo que ocurre”, explica Gaspar Campuzano. Su lucha por mantener vivo su relato y su lenguaje, caracterizados por el uso simbólico de los objetos, una plástica tan sencilla como poética, textos depurados y efectivos y un humor demoledor, les hizo emigrar de su tierra. Menudearon los desencuentros con las administraciones autonómica, provinciales y municipales de su región, y decidieron partir. Dicen que han tenido que sentirse muertos para revivir, para sentirse vivos en el escenario. “Muchas veces hemos perdido la confianza, pero nunca la fe. Somos lo que la fe nos dice. Eso es La Zaranda”, arguye Calonge.

La Zaranda celebra en Málaga su 40 aniversario con Ahora todo es noche

Ahora todo es noche es una coproducción entre el Teatre Romea de Barcelona y La Zaranda, Teatro Inestable de Ninguna Parte.

“No hay más que noche, como un resto de infinito, una oscuridad más allá del horizonte, clausurado a toda luz. En ella el hombre no es más que una sombra, indigente ya del cielo, vagabundea sin encontrar sueños en los que refugiarse, rebusca entre retales de ideas, desperdicios de futuro, fracasos de todo tipo, sin que nada le sirva ya de abrigo. Sin poder encender la lumbre con la que antes cruzaba la esperanza”.

La Zaranda

Ahora todo es noche (Liquidación de existencias)

Se volvieron invisibles, tan acostumbrados ya estamos a verlos, dormitando en los vestíbulos de las estaciones y aeropuertos, revolviendo en los contenedores de basura, haciendo cola en los comedores benéficos… Los vemos tan ajenos y apenas la cantidad de una mensualidad nos separa de ellos. Los arrojados por la borda de sus destinos, los náufragos en la oscuridad de un mundo hostil. A veces en silencio cruzan nuestra consciencia, aunque los evitamos como el beso del leproso, porque su miseria nos interpela ¿Quién cree que tiene algo para siempre?

Estos mendigos dejan sus huellas en las cenizas de la vida, conservan los rescoldos de una llama antigua, una furia ante el tiempo, que de alguna manera los entroniza, reyes sin reino, el hombre desterrado entre basuras, sin más luz que la esperanza de una mirada desde el cielo. ¿Quién no ha mendigado algo alguna vez?

Metáfora de una liquidación de existencias, estas consagradas al teatro, consciente de que la noche se acerca, y que lejos de la complacencia siguen desnudando su estilo de cualquier retórica, de cualquier ropaje estético, buscando pervivir en la tensión y el riesgo de la creación, que sigue reflexionando en lo que han sido sus constantes: las devastaciones del tiempo, la crítica a la desertización espiritual, el escenario como asedio vivencial.

Aquí está el universo de una compañía, sus heridas y cicatrices, su desamparada imaginería, su desgarrada voz, sus personajes desahuciados. Eco de liturgia, tintes esperpénticos y regusto de tragedia, un humor perturbador y un compromiso poético insobornable. Los pies en los clásicos y la mirada en el horizonte de nuevas formas de hablarle al alma de cada hombre. Tradicionales y rupturistas, contradicción viva, contracorriente siempre, pasión de cuatro décadas por los escenarios del mundo: La Zaranda, Teatro Inestable de Ninguna Parte, cumple cuarenta años a lo hondo del tiempo.

La Zaranda

Han transcurrido cuatro décadas desde que La Zaranda emprendiera su andadura teatral, una intensa labor creativa que le ha valido un gran prestigio internacional. Su trayectoria tiene como constantes teatrales: el compromiso existencial y el partir de sus raíces tradicionales para revelar una simbología universal; como recursos dramáticos: la búsqueda de una poética trascendente sin perder la cotidianidad, el uso simbólico de los objetos, la expresividad visual, la encarnación de textos en situaciones puramente teatrales y la plasmación de personajes vivos; y como método de trabajo, un riguroso proceso de creación en comunidad.

La Zaranda, como cernidor que preserva lo esencial y desecha lo inservible, desarrolla una poética teatral que lejos de fórmulas estereotipadas o efímeras se ha consolidado en un lenguaje propio, que siempre intenta evocar a la memoria e invitar a la reflexión.

Son incontables los festivales recorridos en más de treinta países en tres continentes. Han sido premiados por la crítica en Madrid, Barcelona, Montevideo, Buenos Aires, Nueva York o El Cairo entre otras ciudades, han tenido residencia artística en el Theatre Sorano de Tolouse y la Biennale di Venezia. Han impartido cursos en en la State University de California, Villanova University de Philadelphia, el Institut del Teatre de Cataluña, CCBB internacional de Sao Paulo, etc… Y obtuvieron el Premio Nacional de Teatro en 2010.

El origen del teatro La Zaranda se remonta al periodo de trance, en la década de los setenta. Tras un cúmulo de experiencias individuales, es en 1978 es cuando se produce el encuentro y la decisión de condensar todas sus experiencias en una fase de trabajo. Se partía de unas premisas para ‘hacer camino’: querer conducir a la obra teatral hasta ese punto de tensión en que drama y vida confluyen, negar toda concesión al teatro muerto con todos sus academicismos evidentes, al teatro de las falsas vanguardias, con patente de modernidad aplicadas al decorativismo más banal y la esclerosis, que no conduce más que al bostezo.

Su intención ha sido siempre ir más allá de las formas adquiridas, no cesar en la búsqueda, renunciar a los logros que puedan establecer lo rutinario, afianzar un estilo en permanente transición… No fabricar conservas artísticas que se abran en cada representación, sino mantener la tensión, jugársela en cada situación, desarrollar cada realidad escénica en su devenir vivo.

Obras de La Zaranda

Ahora todo es noche (2017)

El grito en el cielo (2014)

El régimen del pienso (2012)

Nadie lo quiere creer (2010)

Futuros difuntos (2008)

Los que ríen los últimos (2006)

Homenaje a los malditos (2004)

Ni sombra de lo que fuimos (2002)

La puerta estrecha (2000)

Cuando la vida eterna se acabe (1997)

Obra póstuma (1995)

Perdonen la tristeza (1992)

Vinagre de Jerez (1989)

Mariameneo Mariameneo (1985)

Los tinglaos de Maricastaña (1983)

www.focus.cat

www.teatrocervantes.com

www.facebook.com/teatrocervantes

(Visited 92 times, 1 visitas hoy)

musicamalaga

Músicamálaga es una web dedicada a la Música en Málaga y su Cultura en general. Conciertos, espectáculos, teatro, cine, carnaval, folclore, poesía, pintura, etc.

También te puede interesar ...

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies