Header

En el cumpleaños de Danny Elfman

En el cumpleaños de Danny Elfman, por José Belón de Cisneros (labelonpedia.wordpress.com)

         “El mundillo de los compositores me desprecia. Hay aproximadamente un centenar de votantes en la categoría musical que están convencidos de que estoy ocupando su sitio y de que no tengo ningún derecho a estar ahí. Cuando surges de la nada, tal y como hice yo, siempre tienes que enfrentarte a muchas envidias (…) Y para aumentar todavía más la tremenda cantidad de resentimiento que esto provocó, no hay que olvidar que también contó mucho mi carencia de formación musical y el que yo fuese un autodidacta”[1]

Así se expresaba Danny Elfman allá por los primeros años noventa. Y estaba en lo cierto: sus primeros y más estimulantes trabajos para directores como Tim Burton no tuvieron una respuesta positiva en las correspondientes ceremonias de los óscar: ni siquiera fueron nominadas bandas sonoras que darían mil vueltas a mil músicos de los que competían con él por entonces.

Nada más lamentable que el resentimiento, pero es algo que forma parte del pan nuestro de cada día allí donde la música está controlada y reglamentada, como pasa en Hollywood y como pasó en la URSS, cuando gente llamada Shostakovich y Prokofiev sufrieron en sus carnes soviéticas la feroz envidia de los miembros de la Asociación de Compositores.

Elfman dejó en 1995 su magnífico y estrafalario grupo de rock new wave Oingo Boingo para dedicarse en exclusiva a componer para el cine. Poco después de eso le cayeron varias nominaciones al premio de la Academia, sus primeras nominaciones. Desde que los miembros de Oingo Boingo y Elfman siguen caminos diferentes[2], al compositor de “¡Marte ataca!” le han llovido las ofertas de trabajo para un sinfín de películas de directores de lo más diverso. Ha compuesto para todos los géneros cinematográficos conocidos y sigue siendo fiel a los nombres de antaño (Burton, Raimi), aunque hayan tenido sus más y sus menos.

Y nosotros, que nos llamamos sus más fieles admiradores, seguimos extasiándonos con Pee Wee, Batman, Eduardo o Jack Skellington, como se extasían los estudiantes de armonía y contrapunto y los de Historia del Arte, un entusiasmo demostrado en los conciertos de aficionados y en los de alto copete, y también en las más enjundiosas tesis doctorales. Así que, señor Elfman, ¡Feliz cumpleaños!

[1] Fangoria, nº 31, Ediciones Zinco.

[2] Con la excepción de Steve Bartek

(Visited 47 times, 1 visitas hoy)

musicamalaga

Músicamálaga es una web dedicada a la Música en Málaga y su Cultura en general. Conciertos, espectáculos, teatro, cine, carnaval, folclore, poesía, pintura, etc.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies